Voluntarios comprometidos con la gestión social

Liliana Castillo Herrera, directora de Gestión Humana de Abocol S. A., y Edinson Iglesias Padilla, Líder de Mantenimiento con Excelencia, de Ecopetrol S. A., son una muestra de compromiso y solidaridad. Ellos fueron exaltados recientemente por la Fundación Mamonal. 

No importa el tiempo que requiera, lo que prima en ellos es la satisfacción de saber que ayudan a otros y que con su aporte suman muchos granitos de arena en pro del beneficio de las comunidades que lo necesitan. 

Liliana Castillo Herrera, directora de Gestión Humana de Abocol S. A., y Edinson Iglesias Padilla, Líder de Mantenimiento con Excelencia, de Ecopetrol S. A., se han convertido en un referente del voluntariado de la Fundación Mamonal. 

Por una parte, Abocol S.A. cuenta con una población de más de 300 colaboradores vinculados en su totalidad al Fondo Unido, donde cada quien, aporta la cantidad de dinero que puede y quiere, y con la que se financian proyectos sociales de la Fundación Mamonal. 

De otro lado, Edinson Iglesias es un destacado líder del voluntariado consistente en donar tiempo y conocimiento en favor de las comunidades a las que llega la Fundación Mamonal a través de sus líneas de intervención. 

Ambos fueron exaltados durante el reciente evento ‘Ponle foco a la educación’. Hablamos con ellos y esto nos contaron de esta gratificante experiencia que significa ser voluntario. 

“En Abocol S.A. todos los empleados aportan al Fondo Unido”

Liliana Castillo Herrera, sicóloga de profesión y quien ha laborado en los últimos 15 años en Abocol S.A., se ha destacado como una impulsora del Fondo Unido al interior de esta organización, y ha sido tan exitosa la experiencia de este Fondo que hoy todos los colaboradores están vinculados con sus aportes y además, gracias a que el 100% de los empleados contribuyen, Abocol S.A. da una contrapartida que corresponde a igual cantidad de dinero. 

“En Abocol, el Fondo Unido comenzó en el año 2000 al tiempo que el proyecto arrancó en la Fundación Mamonal. Luego de aprobado en Junta Directiva, se comenzó a socializar lo que era el Fondo. Al principio no el 100% de la compañía estaba aportando, el que se quiso vincular y conectar con las campañas lo hizo, pero cada dos años hacíamos campañas masivas y el porcentaje de participantes iba creciendo. En 2009, la empresa ofreció públicamente que si el 95% de los empleados aportaba, la empresa daba una contrapartida del 50% para los proyectos. 

Y además, que si el 100% de los colaboradores aportaba al Fondo Unido, entonces la empresa daría el mismo valor. Hoy en día somos una de las empresas que tiene más grandes aportantes en el Fondo Unido y además todos los empleados están vinculados”, asegura Castillo Herrera, para quien el éxito en el número de aportantes radica en que los colaboradores puedan conocer en qué se invierte el dinero y que en lo posible, conozcan a los beneficiarios. 

“Cuando te das cuenta de que eres capaz de mejorar la calidad de vida de una manera directa o indirecta, y que a través de tu contribución ves cómo mejoran las condiciones de vida gente que no tendría otra opción, uno se acuesta con la conciencia tranquila de que está haciendo algo distinto, que da un poquito más. Ayudar vale la pena, compartir de lo que recibimos es recompensado con creces”, anota. 

Un “soñador” en busca de realidades

Edinson Iglesias Padilla labora en Ecpetrol S. A. desde hace 10 años. Es Líder Mantenimiento con excelencia del departamento de Mantenimiento Proactivo de esta compañía. Edinson apoya muchas actividades de la Fundación Mamonal compartiendo el conocimiento y la experiencia que ha atesorado durante años. De igual forma es voluntario al interior de su organización. En esta labor completa cuatro años. 

Recuerda que su vinculación como voluntario con la Fundación Mamonal se dio liderando talleres de sensibilización con niños beneficiarios del proyecto ¡Uy qué nota! Pero su compromiso también le ha permitido liderar talleres dirigidos a algunas escuelas que adelantan su proceso de certificación de la calidad. Edinson también ha estado en actividades de preparación a estudiantes de la Institución Educativa Buen Aire para las Pruebas Saber. 

“Me gusta soñar, el que no sueña es porque piensa que el futuro no existe. Yo me sensibilizo porque tengo hijos y nietos, tengo familia, yo vengo de cero y sé qué es lo que implica progresar, y quiero que otros también puedan. Yo puedo ser parte del progreso ayudando a otros. Mi aporte es en tiempo, solo se necesita tener voluntad. Seguiré trabajando para que el voluntariado sea más real. Apoyemos esto y demos todo de nosotros para que las comunidades sientan que nos preocupamos por ellos”, asegura Edinson.