Estudiantes del Instituto Ecológico Barbacoas visitan Emgesa y se llevan una grata sorpresa ambiental

Por Jackeline Pájaro López, Líder de Comunicaciones de la Fundación Mamonal

Escucharlos preguntar con tanto dominio del tema me impresionó. Lo que estaban escuchando no era algo tan sencillo como para que niños y adolescentes levantaran la mano para hacer anotaciones tan precisas y ciertas. Ellos, estudiantes de la Fundación Educativa Instituto Ecológico Barbacoas visitaban Emgesa, una empresa ubicada en el sector industrial de Mamonal para conocer, además del proceso productivo que adelantan como generadora de energía, todas sus iniciativas en pro del cuidado del medio ambiente.

El encargado de recibir al grupo de 35 estudiantes, entre los que había niños, niñas y jóvenes desde cuarto grado hasta once, fue el ingeniero ambiental Néstor Roca quien, tampoco pudo ocultar la grata impresión al recibir preguntas de estos chicos que se mantuvieron atentos e inquietos ante la información que estaban recibiendo. Seguramente no fue una visita más de las que han podido recibir en Emgesa, estos visitantes ilustres literalmente “le sacaron el jugo” a las horas que allí estuvieron y con la claridad del proceso de generación de energía eléctrica en sus mentes, también se llevaron la maravillosa sorpresa del mundo verde que en esta empresa tiene vida, mucha vida.

La visita se realizó en el marco de la ruta Mi amiga la industria liderada por la Fundación Mamonal, en la que,  grupos de las comunidades vecinas al sector industrial de Mamonal conocen las empresas asentadas en esta zona de Cartagena, específicamente, sus iniciativas en cuanto a la gestión ambiental que adelantan. “Desde la Fundación Mamonal es realmente grato poder servir de puente y enlace entre las empresas aliadas y afiliadas y las comunidades, contar con estos espacios de encuentro es muy valioso tanto para las empresas como para los grupos que vienen y las visitan. No solo se fortalece el relacionamiento sino que como hoy, en el caso de la visita a Emgesa, los chicos se llevan un conocimiento práctico sobre el cuidado del medio ambiente”, aseguró Gabriel Pérez Peña, líder de Ambiente y Gestión del riesgo de la Fundación Mamonal.

La visita a Emgesa incluyó además de una charla sobre el proceso productivo propio de esta empresa, conocer la laguna que existe al interior de sus instalaciones. En Emgesa encontramos 3 tipos de mangles, árboles frutales, 4 zonas verdes, pájaros, mapaches cangrejeros, iguanas, 12 bebederos para mamíferos, aves, en fin, mucha biodiversidad. “Cuidamos nuestras acciones para proteger el medio ambiente”, ratifica con contundencia el ingeniero Roca.

¡Qué buena experiencia!

Para Lucía Ríos Duarte, de 16 años de edad y estudiante de décimo grado en el Instituto Ecológico Barbacoas, la visita a Emgesa fue muy satisfactoria. “Es muy chévere saber que las industrias al igual que nosotros están trabajando en pro del ambiente, es satisfactorio que están haciendo este trabajo por el bienestar común. Desde pequeña me ha gustado este tema, pues estamos en contacto con el medio ambiente todo el tiempo y debemos cuidarlo ya que en el futuro va a haber escases de agua y problemáticas por las que debemos actuar ahora. Para salir adelante es mejor conocer y aprender, es muy chévere que salgamos a experimentar cosas nuevas”, mencionó la estudiante que hace parte del Comité Ambiental de la escuela.

Por su parte, Rosa Puerta González, jefe del área de Ciencias naturales del Instituto Ecológico Barbacoas, esta actividad es importante porque los chicos están poniendo en práctica lo que están aprendiendo en el aula. “La actividad ha sido muy pertinente, ellos manejan el conocimiento, pero acá están viendo la aplicación de lo que aprenden”, puntualizó la maestra que los acompañó en la visita.

Fabio Hernández, de grado décimo, coincidió en que la visita a Emgesa fue muy interesante. Este estudiante aseguró llevarse conocimiento nuevo y gratas sorpresas. “Hemos conocido mucho de cosas que me han sorprendido, es una empresa que está comprometida con el medio ambiente, algo que me motiva para hacer cada vez más cosas en la escuela, cuidar más la biodiversidad. Estoy en el Comité Ambiental porque amo el medio ambiente y me gusta cuidarlo”, anotó este estudiante de 16 años.

La visita finalizó dejándonos a todos con la motivación intacta y firme de no escatimar esfuerzos para mantener vivo nuestro planeta, para saber que debemos coexistir con respeto por los recursos que hay en él, pues no son para siempre, de nuestro compromiso y cuidado dependerá cuán larga es la vida de la Tierra y qué tanto le dejamos a las nuevas generaciones para que puedan habitar esta casa común llamada planeta Tierra.