El ajedrez, una disciplina que motiva

Bradys Margarita Mosquera Cardozo hizo parte recientemente del grupo de ganadores en Ajedrez al Parque RCN. Junto a Bradys, dos chicos más que hacen parte de En la jugada, programa que adelanta la Fundación Mamonal con el apoyo de ESENTTIA en la IE Madre Gabriela de San Martín y la IE Ambientalista de Cartagena, también se alzaron con trofeos en este torneo.

En la jugada es un programa que busca el desarrollo integral de los niños y niñas, que usa el deporte para promover la permanencia escolar y mejorar el rendimiento académico de los participantes. Con esta estrategia, ellos reciben formación en disciplinas como fútbol, béisbol o ajedrez, siendo la última la que le permitió a Bradys destacarse dentro de los competidores en Ajedrez al Parque.

“Estaba muy nerviosa por jugar con tantas personas, pero cuando gané me sentí muy feliz y eso es una motivación más para mí. Fue mi primer concurso, mi primer juego. Esa felicidad todavía la tengo y ahora practico con más frecuencia porque eso me dejó muy motivada”, dice Bradys, una chica de 16 años que con solo dos meses en el programa En la Jugada dejó sorprendidos a sus familiares y amigos tras ganar en la categoría Sub 18.

El ajedrez se convirtió en una motivación


Bradys es estudiante de décimo grado de la IE Madre Gabriela de San Martín donde afirma que, antes de practicar ajedrez, no se destacaba por los buenos resultados académicos. “Desde que entré a ajedrez yo me he convertido en una mejor estudiante porque eso me ha ayudado a concentrarme más y a estar motivada. El juego me abrió más la mente y ahora me concentro mucho en las clases. Pienso que antes era así porque no entendía, pero ya lo hago. Mis profesores están sorprendidos porque ellos siempre me habían catalogado como la desordenada y de repente ese cambio… ¡uff!”.

Una de las más contentas con el logro de Bradys es su abuela Everlides, quien ha sido su madre de crianza, pues la tiene con ella desde que la niña estaba de meses. “Yo estoy muy feliz. Cuando la vi llegar con esa medalla y esa alegría, me contagié de su felicidad, al igual que todos en la casa. Yo no pensaba que ella iba a ganar porque apenas está empezando. Sé que ella es inteligente, pero no sabía que tenía tanto potencial para el ajedrez, pues ganar cuatro partidas por primera vez es algo significativo”, expresa Everlides, con voz enérgica y llena de orgullo.

El gusto de Bradys por el ajedrez empezó desde que veía a su tío jugar, ella admiraba lo bien que él lo hacía y al ver que otros chicos de su colegio practicaban esa disciplina a través del programa En la jugada, decidió hablar con el docente que los forma y desde entonces no ha dejado de asistir. Lleva aproximadamente dos meses en el proceso y su interés y entusiasmo va creciendo con cada práctica a la que va. Bradys también juega diariamente en su casa y algunas veces logra ganarle a sui tío, asegura.


El modelaje y los niños, otras de sus pasiones


Pero el ajedrez no es lo único que tiene motivada a Bradys, ella ha soñado con ser modelo desde pequeña y ya lleva un año y medio en una academia de modelaje. Los reinados también le gustan, el año pasado estuvo representando al sector Central de El Pozón en un cabildo que se hizo en ese barrio. Ella se destacó dentro de las participantes por su carisma y energía. Quiere ser Reina de la Independencia luego de vivir esa experiencia.

A Bradys también le apasionan los niños, tanto es así que en estos días empezará a estudiar un programa técnico de Atención a la primera infancia. Y por si fuera poco, dedica las mañanas en que no practica ajedrez a ayudar en un hogar infantil con el cuidado de los niños. Lo hace voluntariamente, el pago que recibe a cambio son las sonrisas de los pequeños. “Me gustan mucho los niños y todos los días me divierto con ellos porque son muy alegres y sus ocurrencias son maravillosas”, relata.

Bradys o “la flaca”, como la conocen sus amigos, es una muestra del potencial que tienen los niños y niñas que si son trabajados a tiempo pueden dar buenos frutos. Solo necesitan un poco de apoyo y motivación, por eso desde En la jugada se trabajan los componentes pedagógicos y psicosociales para garantizar que los chicos participantes del programa mejoren su rendimiento académico y vean en la educación el mejor camino para cumplir sus sueños.