Atienden emergencias en salud mental

Aprender a identificar síntomas, signos clínicos y cambios sutiles en una persona que pueda estar padeciendo un trastorno mental, y saber cómo brindar apoyo en caso de presentarse estas situaciones en sus comunidades, fue el tema central de una serie de capacitaciones brindadas por personal del Centro Regulador de Emergencias y Desastres (Crued), en alianza con la Fundación Mamonal, a treinta integrantes de los Comités comunitarios de emergencias (Combas) que hay en la ciudad.

“Los primeros en atender una emergencia en los barrios de las tres Localidades deben ser los miembros de los Combas. Identificamos la necesidad de fortalecerlos en lo relacionado con el apoyo psicosocial que pudieran brindar y la identificación de personas con posibles problemas mentales en sus comunidades, para que sepan qué hacer y cómo reportar estas emergencias, para que la ayuda idónea pueda ser dada”, manifiesta Gabriel Pérez Peña, líder de Gestión del riesgo y medio ambiente de la Fundación Mamonal.

En la actualidad, más de mil personas hacen parte de los 40 Combas que están conformados en Cartagena, los cuales están distribuidos en 38 barrios, corregimientos y veredas, quienes trabajan articulados con los organismos de socorro y las autoridades.

“En Cartagena y en cualquier lugar del mundo, las personas pueden enfrentar trastornos mentales y sicológicos, y las comunidades deben estar preparadas para ello. Con el equipo de sicólogos y un siquiatra del Crued realizamos, por cerca de tres meses, el curso que se denominó Primer respondiente en salud mental, como parte del programa de Intervención en crisis que se adelanta en el marco del Plan Nacional de Salud Pública. Luego de identificada la situación, los miembros de los Combas deben notificar al Crued para que se active todo el sistema y se dé una atención oportuna. Ellos están listos para identificar los síntomas de un posible trastorno de esta naturaleza”, asegura Álvaro Cruz, coordinador del Crued.

“Cualquier familia puede pasar por esta situación”

Para Pabla María Osorio Palomino, gestora social e integrante del Combas de Membrillal, estas capacitaciones los fortalecen como líderes y les permiten brindar un mejor servicio a sus vecinos. “Lo más importante es tener la conciencia y poder identificar que un problema de salud mental no necesariamente se presenta cuando una persona está enferma o está ‘loca’, o que hay que llevarlo al siquiatra, la salud mental va más allá, es algo integral. Muchas veces decimos que estamos cargados de trabajo, que estamos cansados, y hay maneras de descargar esos pesos que pueden terminar afectando la convivencia. Cualquiera está expuesto a padecer un problema de salud mental, a algunos se les puede desarrollar con mayor facilidad que a otros”, dice Pabla.

Para esta mujer de 60 años, las capacitaciones se constituyeron en una herramienta fundamental de ayuda a sus vecinos. “Tuvimos el caso de una señora que estaba muy perturbada pues su pareja abusó de su hija de 8 años, la señora entró en una depresión y una desestabilidad muy fuerte, y alguien de la comunidad le dijo que contactara al Combas. Gracias a estas capacitaciones supe qué hacer, reportamos la situación y la señora tuvo atención de un sicólogo del Dadis, desde el Combas le hicimos el acompañamiento y hoy día la señora superó este problema, se mudó del barrio, dejó a la persona que cometió el abuso y su hija está en terapia”, manifiesta Pabla Osorio, quien completa alrededor de ocho años en el Combas de Membrillal.

Para Adalberto Díaz Trespalacios, integrante del Combas de San Bernardo de Asís, los conocimientos adquiridos amplían el radio de acción de estos comités, pues una emergencia no solo puede estar dada por un incendio o un accidente, sino que la salud mental de las personas puede desencadenar otro tipo de situaciones igual de apremiantes en cuanto a atención. “Hay muchos traumas que pueden presentarse por la violencia intrafamiliar, por la drogadicción, la falta de afecto entre los miembros de las familias, la convivencia. Desde el Combas identificamos las situaciones y notificamos al Crued, ellos de inmediato prestan el apoyo que las personas necesiten”, dice este líder que completa tres años haciendo parte del comité de emergencias de su barrio.

Dotados con radios

En el marco de las actividades que adelanta el programa de Gestión del Riesgo de la Fundación Mamonal, apoyado por Ecopetrol, Reficar, Sacsa, Emgesa, Argos, Yara y Termocandelaria, cada uno de los 40 Combas de la ciudad recibieron un radio portátil en VHF frecuenciado con el Crued, para que ellos puedan reportar la emergencia y solicitar el apoyo del cuerpo de socorro que necesiten. “Es la comunidad teniendo la articulación con todo el sistema de gestión del riesgo, con esta herramienta el Crued lleva una bitácora digital de las diferentes emergencias que se presentan en la ciudad y que son reportadas a través de estos radios por los Combas”, asegura Gabriel Pérez Peña, de la Fundación Mamonal.