58 personas se certifican en confección industrial

Ocho profesionales y/o tecnólogos que participaron en el curso especializado en ingeniería de la confección industrial y cincuenta personas más que culminaron la formación como operarios de confección industrial bajo la metodología AAMT, recibieron los correspondientes certificados.

Estas personas hacen parte de la fase inicial del proyecto de Montaje y puesta en marcha de una planta de confecciones industriales, liderado por la Fundación Mamonal con los aportes de Reficar, Yara, Fundación Surtigas, Ecopetrol, la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI) y la Corporación Industrial Minuto de Dios, precisamente esta última entidad fue la que estuvo a cargo del proceso formativo.

“Luego de identificar la necesidad que hay en la ciudad y la región en general de tener una empresa que ofrezca servicios de confección industrial con los más altos estándares, tal como sucede en otras ciudades como Bogotá, Medellín o Cali, la Fundación Mamonal y las empresas aliadas comenzamos a trabajar en la consolidación de un proyecto de montaje y puesta en marcha de una planta de confecciones de talla mundial. Para que esto fuera posible lo primero que debíamos tener era un personal capacitado y a través de una convocatoria buscamos a personas realmente interesadas en formarse en el tema. Capacitamos a 58 personas, y de este grupo se escogerá a las personas que trabajarán en la planta, por lo menos inicialmente. Hoy finalizamos esta primera etapa y el reto más grande continúa ahora pues debemos lograr que la planta abra sus puertas y que sea un negocio sostenible, que realmente impacte la calidad de vida de las familias y ante todo, que cumpla con los requerimientos de la industria”, dijo Alejandra Espinosa Harris, directora de la Fundación Mamonal. 

El evento de entrega de certificados contó con la participación de representantes de las empresas aliadas, entre ellos, Mauricio Olaya Dávila, director general de la Corporación Industrial Minuto de Dios; Liliana Castillo, gerente de Talento Humano de Yara, y Harvey Rodríguez, director de Responsabilidad Social de Reficar.

Los beneficiarios opinan

Para Ana Briceida Casallas Caicedo, habitante de Albornoz, la experiencia fue ‘magnífica’. “Fue un proceso de selección bastante competitivo, aunque no había la exigencia de que fuéramos maestros en esto de la confección. El aprendizaje fue mucho, hoy puedo decir que hago una prenda de vestir con todo el estándar de calidad que se necesita, le doy las gracias a los instructores con los que contamos, gracias a la Fundación Mamonal y a las empresas por su apoyo”, dijo Ana, de 36 años y madre de 3 hijos.

Karen Christopher Viloria, otra de las participantes en la formación para operarios, dijo que las capacitaciones se constituyeron en una gran herramienta. “Todo el proceso fue muy bueno, aunque sabía un poquito de costura esto afianzó mis conocimientos, fue una oportunidad única y creo que hemos sabido aprovecharla. Lo que viene ahora es la formación de la empresa y lo que queremos es que nuestras familias salgan adelante, darles un mejor porvenir haciendo un excelente trabajo”, manifestó Karen, residente en Arroz Barato y madre de dos hijos.