Yo pinto por los niños, voluntariado corporativo

Un equipo de colaboradores de nuestras empresas afiliadas y aliadas, comprometidos con los sueños de los niños y niñas de Cartagena, fueron los encargados de liderar la reciente Jornada de voluntariado corporativo que realizamos en el Centro de Excelencia para Primera Infancia, en Pasacaballos.

Un total de 72 participantes se unieron por la primera infancia de Cartagena para pintar algunos espacios del Centro de Excelencia en el que 220 niños y niñas tendrán la oportunidad de recibir atención integral con los más altos estándares de calidad durante sus primeros 5 años de vida.

“Este ha sido nuestro primer voluntariado corporativo empresarial, una gran oportunidad para trabajar por nuestros niños y niñas, en el cual realizamos actividades de pintura, pero más allá de una actividad para adecuar una infraestructura, construimos embajadores de la primera infancia, trabajando por espacios más dignos para nuestros niños”, anotó Alejandra Espinosa, directora ejecutiva de la Fundación Mamonal.

Gracias a los voluntarios de las empresas Andercol, ANDI Seccional Bolívar, Argos, Cabot, Corteva, Dow, Yara y Fundación Mamonal hicimos posible esta jornada, en la que se pintaron las diferentes islas del Centro, al igual que algunas cubiertas, calados y divisiones interiores, con el acompañamiento del equipo técnico de pintura de la obra.

Gissell Cervantes, voluntaria de la empresa Corteva Agriscience, resaltó: “Para nosotros es importante participar de este tipo de espacios en los que compartimos nuestro tiempo y habilidades con las comunidades que lo necesitan. Estoy muy feliz de hacer parte de esta actividad y colaborar junto a muchos voluntarios de otras empresas. Me ha parecido fabulosa esta experiencia, es la primera vez que pinto salones de clases”.

El voluntariado corporativo de la Fundación Mamonal tiene como objetivo crear experiencias significativas, que sumen capacidades, tiempo y talentos de personas dispuestas para lograr la mejora de problemas sociales. Es una forma de promover el trabajo en equipo, logrando una conexión fuerte entre las empresas y la comunidad.

“Hacer parte de este voluntariado corporativo te hace sentir útil y te permite contribuir al desarrollo de obras tan maravillosas como esta que se empieza a pintar desde cero, lo que no es tan sencillo, pues pintar una obra con estas condiciones es algo muy diferente a hacerlo con estructuras que ya han sido intervenidas”, expresó María Angarita, voluntaria de la empresa Cabot.

A través de las acciones de voluntariado como esta, las empresas conectan sus propósitos empresariales con las necesidades del entorno, incidiendo en espacios significativos, que se constituyan en ambientes saludables dignos para potencializar procesos de enseñanza, aprendizaje y goce.