Voluntarios, una labor de admirar

Con el propósito de crear experiencias significativas, que traigan consigo capacidades y talentos de personas dispuestas para lograr la mejora de problemas sociales, se llevan a cabo los voluntariados corporativos. Les contamos la reciente experiencia vivida en el Hogar Infantil La Abejita, con voluntarios de Reckit Benkiser Health Colombia.

Por medio de la innovación y la creatividad, se vivió una jornada de cuidado personal y bienestar en la primera infancia, donde estuvo incluido un tamizaje que se realizó a los niños, una jornada de recreación donde por medio de la lúdica se les enseñaron acciones para su cuidado personal, como por ejemplo, lavarse las manitos antes de comer, y por último, como alimentarse de forma saludable, a través de la cocina creativa.  

“Para nosotros es enriquecedor venir acá y contagiarnos de toda la alegría que transmiten los niños cuando les tocamos temáticas de la rutina diaria, pero de una manera divertida y efectiva. Son acciones que nosotros como adultos queremos que ellos adopten y pongan en práctica desde sus primeros años de edad. Sin duda alguna se utilizó la mejor técnica que se pueda usar con los niños, que es el juego, la lúdica, a través del modelaje o la imitación”, expresó Yelin Sepúlveda Mendoza, Enfavisitor con Reckit Benkiser Health y una de las voluntarias que participó en la jornada.

Pero, ¿por qué es importante realizar este tipo de voluntariados para el personal de las empresas, o que es lo bueno que ellos reciben por eso? Pues, la repuesta no es nada difícil, la satisfacción que ellos sienten al ver la sonrisa en los niños, la felicidad que con sus acciones de cambio social logran, es la recompensa más grande que pueden recibir.  

Por su parte, para Elida Ospina Argota, representante de ventas y especialista de Reckit Benkiser Health, voluntaria en esta jornada, participar en los voluntariados es un regalo. “Hace 2 años decidimos apoyar este proceso de la Fundación Mamonal con los niños y niñas de La Abejita porque sabemos que es una bonita labor, ayudamos a niños que muchas veces son vulnerables y que no pueden tener todo lo que necesitan. El plan está en apoyarlos de todas las formas posibles, regalándoles una sonrisa, mostrándoles nuestro acompañamiento incondicional, destacando que siempre nos hemos caracterizado por tener una responsabilidad social ardua. Lo que más me llena de todo esto, es ver a los niños felices, nos acogen a cada uno de nosotros como sus aliados, que de una u otra forma podemos brindarles un día diferente, me gusta ver cómo a medida que pasa el tiempo se unen cada vez más personas. Ver esas caritas irradiadas de felicidad en cada uno de los niños, es el mejor regalo para nosotros”, comentó.

Sin duda alguna, el voluntariado es una forma de promover el trabajo en equipo y la cultura corporativa, logrando una conexión fuerte entre las empresas y la comunidad. Un capital humano que se compromete a crear impacto efectivo frente a situaciones que lo ameritan; una labor de admirar