Un empresario con corazón social

Hace más de 25 años comenzó una labor social que no ha parado. Su vocación empresarial se combina muy bien con la pasión que siente por el servicio a la ciudad y el departamento. Guillermo Del Castillo es uno de esos empresarios que inspira a muchos, con su tenacidad y su convicción de querer trabajar en colectivo por el bien común y el progreso de todos, ha construido una carrera digna de admirar, llena de logros sin duda, y llena de inmensas satisfacciones que se traducen en impactos positivos y transformadores en la vida de muchos niños, niñas y jóvenes.

Hace más de 10 años hace parte de Colectivo TRASO (antes Fundación Mamonal), en donde además ha sido presidente de la Junta Directiva, y desde allí ha contribuido al crecimiento y evolución de esta organización. Desde este escenario ha impulsado grandes iniciativas por la educación y la construcción de una ciudadanía responsable y participativa, y con su liderazgo ha hecho posible que TRASO se consolide cada vez más como un referente de acciones colectivas empresariales y ciudadanas con la que se cierran brechas sociales y se generan oportunidades para quienes más lo necesitan.

En esta edición de Visionario, les compartimos esta entrevista con Guillermo Del Castillo, un empresario con visión que trabaja cada día por grandes propósitos.

 

¿Cuál es su visión del rol de los empresarios en el desarrollo de Cartagena y Bolívar hoy?

 La empresas grandes y formales como Cabot hemos evolucionado en los últimos años nuestra visión para ser empresas con propósito y estrategias claras con miras a lograr el cumplimiento de negocios sostenibles que perduren en el tiempo. El nuevo concepto de propósito y sostenibilidad se extiende a objetivos internos y externos. En este aspecto de sostenibilidad trabajamos en tres frentes:

 

  • Cuidado de nuestra gente y comunidades donde participamos: Trabajamos temas de retención, diversidad, inclusión, así como hacernos más presentes y activos en las comunidades donde operamos.  Es en este último donde deseamos ser más activos e influyentes, contribuyendo al mejoramiento de nuestras comunidades en Cartagena, donde TRASO es nuestro socio estratégico.

 

  • Actuar responsablemente con nuestro planeta: Trabamos en reducir nuestro impacto ambiental, hacer más eficiente el uso de energía, reducir nuestra huella en recursos naturales y siempre actuar alineados al cumplimiento legal, incluso excediéndolo.

 

  • Construyendo un mejor futuro con productos que generen valor sostenible, proveedores y clientes responsables.

 

Con este nuevo rol de empresarios desarrollamos negocios, cumplimos con nuestras obligaciones legales, generamos impuestos locales y nacionales, invirtiendo en el desarrollo de ejes estratégicos, como la educación en la ciudad, lo cual hacemos de la mano de TRASO. Nuestro objetivo final es mejorar nuestra sociedad y generar progreso para todos.  

 

 

Siempre se ha destacado como un empresario comprometido con lo social, ¿en qué momento de su vida comenzó esta cercanía con el sector social y cómo ha sido esa experiencia?

En lo personal inicié como Rotario hace más de 25 años y luego se amplió el trabajo a lo gremial / colectivo con la alianza ANDI – TRASO, donde llevo más de 12 años y entendí que la unión hace la fuerza. Intento siempre aportar mi conocimiento y capacidad de gestión a lo social y gremial, pues gerenciar tantas necesidades e iniciativas de ciudad requiere de un esfuerzo grande. Siempre me he caracterizado por perseverar y trabajar duro hasta alcanzar los resultados. En lo social no es distinto y si logras influenciar la política pública desde lo privado, los resultados son más relevantes para nuestras comunidades.  

También participo de forma directa en las Juntas Directivas de 3 fundaciones que hacen una labor loable en comunidades menos favorecidas.

 

 

 

 

 

¿Alguna experiencia en particular, proyecto o iniciativa social lo ha marcado? ¿Qué huella ha dejado en usted su labor como empresario que ha estado impulsando lo social?

En lo personal, mi club Rotario tiene un proyecto muy especial donde por 25 años consecutivos transformamos las vidas de niños con malformaciones congénitas. Niños con problemas de labio leporino, paladar hendido, quemaduras, párpados caídos, manos y pies con malformaciones y otro tipo de cirugía. Este 2022 completaremos 25 años de jornadas y más de 1.400 niños operados exitosamente. En lo gremial, el proyecto de Becas Boomerang es mi preferido; Cabot ha donado más de 20 becas en los últimos años.  

 

 

¿Qué les dice a los jóvenes empresarios hoy o a los nuevos empresarios que llegan a Cartagena y Bolívar?

Hay que ser empresarios de corazón grande, involucrados y comprometidos con nuestra sociedad. La apatía de muchos me impresiona, así que la invitación a ser parte del Colectivo TRASO para trabajar juntos. Está bien trabajar por las empresas, pero hay que ampliar a trabajar también por nuestras comunidades.

 

 

En lo personal y en lo empresarial, ¿por qué considera importante hacer parte de una organización como Colectivo TRASO?

El Colectivo TRASO es un organización amplia, diversa e incluyente en donde todos trabajamos con el mismo norte. Es un gran gestor de proyectos y tiene clara su necesidad de influenciar la política pública. TRASO es muy competente y bien reputado. Son más de 45 años trabajando.

 

En el mundo se mueven dinámicas empresariales en favor de la mujer y su papel en las organizaciones, ¿cómo apalanca este aspecto desde su organización?

En Cabot estamos trabajando para ser más inclusivos con la mujer y en especial en posiciones de liderazgo. En la industria química no es fácil atraer a mujeres talentosas, pero tenemos claro que queremos mejorar en este campo e invertimos en desarrollar nuestro talento femenino.  Es un camino largo, pero tenemos claros los objetivos que pretendemos lograr.

 

¿Por qué y cómo considera que pueden empoderarse los hombres de su papel en la lucha por la equidad de género?

Es fundamental que ambos géneros estén totalmente empoderados. He visto que las restricciones de género a veces las colocan las mismas madres y desde la familia hay que lograr este empoderamiento. Es en casa donde se enseña y se guía en este aspecto, pero es un trabajo de empoderamiento de ambos padres.

 

La cultura es en serio

Por Francys Caballero.

El llamado es a “pararle bolas a la cultura”, “a tratar la seriedad” con la cultura. Estos dos últimos años nos demostraron que no es un gasto, es una inversión, una inversión en la salud mental, en el desarrollo de los pueblos y del ser humano.

Read More »