La práctica pedagógica durante y
después de la cuarentena

Con el fin de tener un canal abierto de aprendizaje y aportar estrategias y herramientas para sobrellevar el confinamiento, reconociendo que de toda experiencia se extraen grandes oportunidades y aprendizajes, desde TRASO Colectivo de Transformación Social realizamos en el mes de mayo, la primera emisión de Traso en vivo, en la que hablamos sobre los retos de la práctica pedagógica durante y después de la cuarentena.

Este primer webinar contó con la participación de Eliana Figueroa Dorado, consultora en educación, magíster con amplia experiencia y conocimiento en los campos social y educativo en los sectores oficial y privado del país; y Francisco Jiménez Ortega, asesor y consultor en educación y pedagogía, con formación en derecho y ciencias políticas, con experiencia y conocimiento en el sector educativo colombiano, diseñando y ejecutando políticas, programas y proyectos educativos de carácter nacional, regional e institucional.

Para dar respuesta a cuáles son esos retos de la práctica pedagógica durante y después de la cuarentena, se debe resaltar antes el significado de práctica pedagógica, que corresponde a todo lo que desarrolla un maestro y que subyace a las labores de enseñanza, la promoción del aprendizaje y las actividades evaluativas.

Finalidades, herramientas e intencionalidad

Durante este espacio virtual se conversó sobre la finalidad de enseñar, las herramientas para hacerlo y la intencionalidad.

Sobre el para qué, que corresponde a la finalidad de enseñar y de aprender en este nuevo entorno, se destacó que:

· Debemos preocuparnos por enseñar y aprender para la vida, hay un nuevo escenario mundial que requiere unas habilidades y deben estar centradas más en la convivencia, en las habilidades socioemocionales y estar preparados para manejar lo incierto. Hay que empezar a planear la educación, la formación y los aprendizajes más a mediano plazo y no tan largo plazo como se viene haciendo desde el sistema educativo.

· Es la oportunidad de resignificar lo que hemos aprendido hasta ahora, lo que la humanidad ha construido, lo que hemos llevado a los establecimientos educativos. El currículo escolar puede ser repensado entorno al reto de la practicidad, cuando llegamos a contextos distintos del aula de clases, ya que el aula hoy rompió sus barreras y fronteras físicas y está en otros escenarios.

· Se debe pensar en qué es enseñar y qué es aprender para la ciudadanía, para la convivencia y la paz, ya que estas competencias van ayudar a producir esta nueva conciencia colectiva que requieren los estudiantes desde la escuela y desde la casa.

Sobre el con qué, que corresponde a las herramientas que se utilizan en la enseñanza, se destacó que:

· Uso de la Tecnología de la Información y la Comunicación (TIC): no se debe reducir al uso de computadores, aparatos electrónicos, redes sociales o Internet, entre otros. Se tienen que revisar las habilidades pedagógicas en entornos virtuales de aprendizaje.

· Uso de la Tecnología del Aprendizaje y del Conocimiento (TAC): no solamente se aprende en el aula y con lo que el maestro le está facilitando, el estudiante hoy está ingresando a una autogestión del conocimiento, del aprendizaje.

·Uso de la Tecnología del Empoderamiento y la Participación (TEP): el estudiante debe generar otras capacidades, debe compartir con los demás y debe verificar cómo aprende de forma individual y colectivamente, es por ello que las TEP cobran importancia ya que es una nueva forma de resignificación de la escuela.

En todo este reto metodológico de lo curricular y pedagógico, se debe pensar en la evaluación y hoy cobra mayor sentido la evaluación formativa (describe las habilidades básicas las competencias ciudadanas) sin decir que no se requiera de la evaluación diagnóstica y se tendría que reevaluar aún más la evaluación sumativa.

Los criterios para evaluar hoy son: la asistencia permanente y participación a las clases virtuales, el buen comportamiento que son otras formas de convivencia del aula virtual, la ausencia de los estudiantes en las clases virtuales, el buen manejo de las tecnologías y los materiales impresos, y el uso de otros materiales, la creatividad, la motivación. 

Sumado a ello, se debe tener en cuenta que las prácticas pedagógicas son de tipo relacional entre los maestros y los estudiantes, y transcienden las barreras del establecimiento educativo. De igual forma, es importante revisar la intencionalidad en el uso de las herramientas que como maestros tienen para que los estudiantes sigan interesados y no se desconecten del proceso de aprendizaje dirigido, pues hay que conocer su realidad y reconocer los diversos escenarios donde se desarrollan los estudiantes.

En todo este proceso de enseñanza no se puede perder de vista:

·  Las tareas: no recargar a los estudiantes, ser precisos en las preguntas, revisar si realmente están valorando lo que se les está dando, para qué les sirve y cómo lo utilizan.

· El horario: organizar por grupos y periódicamente supervisar por otro método académico y pedagógico lo organizado.

· Los boletines: evaluar lo esencial.

· Los proyectos pedagógicos, pues integran áreas, grados y maestros.

Algunas conclusiones del webinar

· El enseñar debe generar en los estudiantes la capacidad de aprender, y el momento de evaluar debe incluir auto y co-evaluación.

· La cantidad de guías utilizadas depende de la cantidad de desempeños y aprendizajes esperados y de la planeación.

· El maestro no está solo, requiere una interacción con el liderazgo pedagógico desde la gestión directiva y académica para un aprendizaje colectivo.

· Cada región desde el principio de descentralización deberá tomar las decisiones que considere pertinentes, pues los contextos son distintos.

· No se trata de hacer un nuevo currículo sino las adaptaciones metodológicas necesarias. La labor de la pedagogía es el arte de hacer fácil lo difícil.    

Nace Visionario

Con una gran apuesta por el análisis de los datos, las entrevistas para entender el contexto y la visibilización de las historias de transformación social, nace este nuevo producto de comunicaciones, una iniciativa de Colectivo Traso.

Read More »

Tres guerreras luchan contra el cambio climático en Policarpa

Acciones sencillas como no tirar botellas al caño o recoger un papel del piso hacen la diferencia, y de eso son conscientes hoy los habitantes de Policarpa. Esta labor de educación ambiental ha sido posible gracias a la constancia de líderes de la comunidad pero también a la empresa privada y a los programas ambientales y de gestión del riesgo de TRASO.

Read More »