“Hasta los escépticos deben jugársela por la educación”

Con más de veinte mil firmantes, el Pacto por la Educación busca seguir abriendo espacios de discusión acerca de lo prioritaria que debe ser la educación en el país, y generar movilización ciudadana que permita el empoderamiento y participación de los colombianos en la construcción de políticas públicas acordes con la necesidad que tienen las regiones en esta materia.

Este Pacto es promovido por el movimiento ciudadano Todos por la Educación, una iniciativa ciudadana, sin tintes ni afiliaciones políticas, que cumple su primer año de trabajo, llegando a 14 regiones del país, y que ha logrado que gobernantes, líderes, empresarios, docentes, jóvenes y comunidad en general, volteen la mirada hacia el tema educativo.

Todos por la Educación tiene como bandera el Gran Acuerdo Nacional por la Educación, en el cual el grupo promotor impulsa siete aspectos (7xLaEducación) que consideran claves para lograr cambios significativos en la educación. Estos siete puntos son:

1. Consolidar un sistema educativo y articulado entre los diferentes ciclos vitales, que asegure procesos de formación integral a lo largo de la vida.

2. Garantizar el desarrollo integral en un marco de derechos para el 100% de la primera infancia.

3. Universalizar la jornada única para todos los niños y jóvenes, entre 4 y 18 años.

4. Garantizar el derecho a la educación superior fundamentada en el pensamiento crítico, la investigación, la ciencia y la tecnología, así como la formación para el trabajo y el desarrollo humano.

5. Valorar y reconocer a los educadores y directivos, eje fundamental para las transformaciones y logros educativos, elevando su estatus profesional y garantizando las condiciones para el adecuado desempeño laboral.

6. Vincular activamente todos los sectores sociales, políticos y económicos como corresponsables en el diseño, implementación y seguimiento, de estrategias y programas que consoliden una educación de calidad.

7. Aumentar los recursos del sector educativo.

Paola Portilla Vallejo es la coordinadora de este movimiento, y desde Bogotá lidera un equipo de trabajo, que si bien, cuenta con tres profesionales de base, tiene un aproximado de 800 voluntarios en todo el país, en su mayoría jóvenes preocupados por la educación y con ganas de liderar importantes transformaciones en sus ciudades y departamentos.

Hablamos con ella sobre lo que ha significado liderar este movimiento, los logros en este año de gestión y los retos que les esperan en el 2015.

¿Cómo te vinculas al movimiento y cuáles son tus principales funciones?

“Me vinculo en principio como voluntaria por la ciudad de Bogotá, cuando los gestores lanzaron la invitación por redes sociales. Posteriormente, a través del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo se abre la convocatoria para escoger al coordinador del movimiento, participo y quedo seleccionada. Mis principales funciones son fortalecer la presencia de Todos por la Educación en las regiones, ayudar en la articulación de alianzas estratégicas que potencien el impacto del movimiento en el país y en las ciudades donde hemos tenido presencia, fortalecer el voluntariado, coordinar el equipo de trabajo, y tener cada día más aliados a la iniciativa. Soy la vocera en los espacios donde participamos”.

¿Cuáles son los logros más destacados hasta ahora para el movimiento?

“Hasta el momento, Todos por la Educación es la iniciativa ciudadana, que en todo el país, ha logrado movilizar a miles de personas en torno a la educación como una prioridad nacional. Llevamos más de 20 mil ciudadanos y ciudadanas, y queremos tener millones de colombianos sensibilizados hacia el tema educativo.

Queremos tener un enfoque descentralizado, en ese sentido, a través del voz a voz comenzó a tener fuerza local, y comenzó a captar la atención de la gente, en su mayoría jóvenes, de diferentes profesiones y procedencias, son voluntarios con los que hemos logrado mucho, son 14 regiones donde los jóvenes nos ayudan a impulsar las estrategias, metas y propósitos que tenemos.

Además, la educación comenzó a ser un tema relevante más allá de las redes sociales, después de 6 meses de lanzamiento se comenzó a instalar en la agenda pública desde la ciudadanía, hicimos eco en los principales medios de comunicación en Colombia. Fuimos catalogados por la revista Semana como una de las 100 ideas que están cambiando el mundo en educación, poniéndonos al lado de países como México, Brasil y Chile, en donde también se iniciaron este tipo de movimientos ciudadanos, que nos dicen que es posible, que desde la sociedad civil y teniendo una ciudadanía empoderada, hacer esfuerzos para lograr transformaciones importantes en la educación.

Así mismo, en el marco de las elecciones pasadas, y presidenciales, logramos que 87 candidatos a corporaciones públicas y los 5 candidatos a la Presidencia de la República, firmaran el Pacto y que lo asumieran como un compromiso de implementar políticas públicas puntuales que logren transformar la educación en Colombia, que cierre las brechas y que acogieran nuestras propuestas.

Un logro importante, fue hacer que la meta de que la educación sea una prioridad, se traslade a 7 propuestas concretas que incluimos en el Gran Acuerdo Nacional por la Educación, que nos lleven a tener un sistema educativo diverso y de alta calidad, y articulado entre los diferentes ciclos vitales. Este gran acuerdo lo lanzamos con la campaña de 7xLaEducación, queremos vincular a todos los actores en el diseño e implementación de estas propuestas, porque todos tenemos algo que aportar.

Un logro que destacamos es el de reunir en un mismo propósito a gobierno, sindicatos, estudiantes, docentes, empresarios, sociedad civil, comunidad internacional, entidades territoriales, políticos de todos los sectores y ciudadanía interesada.

¿Cuáles son los retos para este 2015?

Vienen muchos retos por cada logro, y retos nuevos que se abren. Son enormes y diversos como es nuestros sistema educativo y nuestro país. Si bien hemos logrado tener un enfoque descentralizado, Todos por la educación quiere generar mayores compresiones y apropiación ciudadana alrededor de las 7 propuestas que lanzamos, eso se logra con mucha información y formación social, que genere un diálogo entorno a qué necesita el país en educación, no es solo responsabilidad del Estado o de las secretarías de educación, o los padres de familia, somos todos, es generar esa conciencia ciudadana en las regiones.

Si bien logramos un posicionamiento mediático, queremos lograr sostenibilidad del posicionamiento de Todos por la educación, en el tiempo, en los medios, en la comunidad educativa.

Necesitamos lograr que en las próximas elecciones a alcaldes y gobernadores, la educación también sea prioridad, pero no de cualquier manera, sino como eje fundamental en las políticas públicas locales que se logren desarrollar, que la sociedad civil participe en esos escenarios de construcción, y que por lo menos 3, ojalá los 7 puntos que proponemos, estén reflejados en esos programas de gobierno que se van a formular este año y que se van a convertir en los planes de desarrollo local que se van a formular en 2016.

¿Cuáles son las ciudades que más han firmado hasta el momento el pacto?

“Cali lo hizo en un tiempo récord; le siguen Bogotá, Medellín y Barranquilla”.

¿Qué tan difícil ha sido para el movimiento ciudadano lograr abrirse espacios a nivel nacional?

“No ha sido tan difícil porque empezamos vinculando a actores importantes, fundaciones y organizaciones empresariales, aliados muy importantes que vieron el valor agregado que tiene esta propuesta, el reto está en responder a ese voto de confianza que nos han dado a nivel nacional”.

¿Qué decirles a aquellos ciudadanos escépticos que no creen que con firmar este pacto pueda verse un cambio en el tema de la educación a nivel nacional?

“Con esta reflexión empezó el movimiento, y es la inquietud acerca de que la educación tiene que ser el tema prioritario para todos y el movimiento tiene que lograr empoderar a la ciudadanía para exigir pero también para ayudar a implementar estrategias, y que desde el lugar que ocupemos en la sociedad, seamos padres, hijos, docentes, nos sintamos corresponsables en la implementación de las soluciones. Desde cambios pequeños hasta grandes transformaciones.

Entre más escépticos haya y más apatía exista por impulsar, exigir, implementar y articularnos alrededor de la educación como la herramienta de desarrollo que nos va a permitir tener mayor inclusión social y dar el salto que queremos, y lograr la paz, entre más escepticismo tengamos más lejos vamos a estar de la Colombia que queremos y soñamos. Esto es de todos, para que todos participemos, y que desde nuestro lugar en la sociedad hagamos algo significativo por la educación. Los escépticos también tienen que jugársela por la educación.

Perfil

Paola Portilla Vallejo ha trabajado en temas de derechos humanos, promoción de espacios de participación ciudadana e incidencia de la sociedad civil en la formulación de políticas públicas, apoyo en la formulación de proyectos sociales y políticas públicas para el desarrollo.

Entre las organizaciones con las que ha estado vinculada se encuentran: Consejo Nacional de Planeación, Gobernación de Nariño, II Laboratorio de Paz de la Unión Europea, Departamento Nacional de Planeación, Contraloría General de la República, entre otras. También ha tenido experiencia internacional en Argentina y Honduras. En el primero trabajó en una importante ONG en el área de desarrollo de programas sociales que apuntan a la promoción de los derechos de personas vulnerables y promoción del fortalecimiento democrático. En el segundo, en temas de cooperación internacional sur-sur entre Colombia y Honduras.