Empresarios por la Educación (ExE) exalta la labor de la Fundación Mamonal en su aniversario número 40

Por: María Victoria Angulo*

Hablar de equidad en nuestro país implica entender las distintas realidades que lo conforman, determinadas principalmente por las diferencias y condiciones en cada región. Pensar en la reducción de inequidades implica también hacer los mejores esfuerzos desde todos los actores y sectores de la sociedad que permitan el desarrollo humano, social y económico del país. Para organizaciones como la Fundación Mamonal, quienes celebran por estos días sus 40 años, esto está claro.

A lo largo de este periodo han logrado posicionarse como una fundación empresarial líder en la implementación de proyectos orientados a promover la calidad educativa, el liderazgo y el desarrollo de la región. Solo en el año 2014 ejecutó proyectos por más de $9 mil millones, de los cuales el 49% estuvieron orientados a temas educativos, el 27% al trabajo con comunidades y el 27% al desarrollo social, lo que no hubiera sido posible sin la confianza de las 30 empresas y aliados que lo conforman, logrando apalancar un 104% adicional.

Programas como Escuela de Alta Dirección Educativa (Eade), que fortalece las habilidades de liderazgo, pedagógicas y comunitarias de rectores y coordinadores de instituciones educativas; Becas Booemerang, que entrega becas completas para la formación técnica y tecnológica de jóvenes fomentando sus competencias y aportando a la reducción de la pobreza; Magia, que a través del fortalecimiento de los procesos de gestión escolar tanto directivo como pedagógico y de comunidad y con una perspectiva inclusiva ha logrado aportes significativos en la calidad educativa de las instituciones participantes y Revivo, que promueve el desarrollo de la conciencia ambiental en las comunidades de la localidad industrial en la bahía de la ciudad de Cartagena, son ejemplo de que el trabajo articulado entre el sector público y el sector privado genera transformaciones positivas en el desarrollo de las regiones y aporta a la calidad educativa.

Este año, Colombia enfrenta enormes retos que determinarán el rumbo del país en términos de equidad, paz y educación mediante, entre otros, la aprobación del Plan Nacional de Desarrollo, las elecciones para alcaldes y gobernadores y la continuación del debate para aprobar el proyecto de ley que determina la atención integral a la primera infancia como política de estado. Semejantes retos no son ajenos a los ciudadanos, cada uno de nosotros juega un rol muy importante para que estos escenarios de democracia impacten realmente en hacer de Colombia un país de oportunidades y equidades que conviva en la diversidad, con esquemas de inversión distintos que permitan mejorar las condiciones de enseñanza, invertir en ambientes de aprendizaje y abordar las reformas estructurales requeridas para hacer de la educación el pilar fundamental para el desarrollo del país.

Y justamente es ahí donde cobra sentido que la sociedad civil, el sector privado y los demás actores sociales se sumen al debate, sean corresponsables sin reemplazar al Estado y promuevan debates, sumen apoyos, visibilicen la voz de los actores y contribuyan a un dialogo plural y constructivo que desde la costa Atlántica aporte al país, haga una lectura de ciudad y de región y agregue más y más para lograr que los niños y las niñas de esta región tengan una educación de calidad, una educación que permita hacer a los jóvenes lo que valoran. Todo eso lo propicia y lo apuntala la Fundación Mamonal, en hora buena.

*Directora Ejecutiva de la Fundación Empresarios por la Educación, una organización de la sociedad civil que conecta sueños, proyectos, actores y recursos del sector empresarial, para contribuir al mejoramiento de la calidad educativa.