Con educación se cumplieron los sueños de un niño

Desde niño, Yon Ayarza Palomino soñó con arreglar la casa de sus padres y ser el primer profesional de la familia.

Cuando terminó el bachillerato empezaron sus mayores preocupaciones, sus padres no tenían cómo costear sus estudios superiores y estaban afanados por brindarle esa oportunidad, pero los intentos eran fallidos. Yon se dedicó a la venta ambulante para así ayudar con los ingresos en su casa, mientras definía que iba pasar con su vida.

Luego de un semestre de larga espera y de frustraciones, sus sueños empezaron a cumplirse. En el año 2009, cuando recién cumplía sus 19 años de edad,  llegó a su vida la gran noticia de ser uno de los ganadores del programa Boomerang. “Cuando terminé el colegio, mis padres añoraban con verme estudiando en la universidad  pero no tenían cómo ayudarme. Ellos veían ese sueño bastante lejos por las dificultades económicas, pero ese sueño se hizo realidad. Becas Boomerang fue el milagro que estábamos necesitando en esos momentos”, relató Yon Ayarza.

Yon es uno de los 241 egresados del programa Boomerang, quienes gracias al apoyo de las empresas y personas vinculadas al Fondo Unido de TRASO Colectivo de Transformación Social han accedido a educación tecnológica  bilingüe, y a formación complementaria. El 94% de estos jóvenes que han pasado por el programa está vinculado al sector productivo

Gracias a los colaboradores del Fondo Unido de TRASO Colectivo de Transformación Social, Yon Ayarza cursó sus estudios tecnológicos en Producción Industrial. En la actualidad, se encuentra trabajando como Operador de Procesos en Esenttia y todo lo que un día soñó desde niño se ha hecho visible ante sus ojos, luego de haber recibido esta oportunidad de educación que ha trasformado su vida por completo.

“Becas Boomerang, TRASO y Esenttia significan todo para mí. Boomerang y TRASO me dieron la oportunidad de ingresar a la universidad y formarme integralmente y Esenttia me brindó la oportunidad ingresar al mundo laboral y crecer profesionalmente ¡los amo!”, anotó Ayarza.

Triunfos que inspiran a otros

El sueño de Yon de ser el primer profesional de la familia se cumplió, convirtiéndose en una gran inspiración para su familia y comunidad. Con su ejemplo motivó a su hermano mayor a estudiar, quien no había podido formarse después de haber terminado el colegio. Su hermano hoy es egresado del SENA y se encuentra laborando establemente.

“Cuando terminé el colegio, mis padres añoraban con verme estudiando en la universidad  pero no tenían cómo ayudarme. Becas Boomerang fue el milagro que estábamos necesitando en esos momentos”

Yon Ayarza se graduó de Técnologo en el año 2011.

“Con los frutos de mi trabajo pude arreglar la casa de mis padres que se estaba deteriorando, compré una casa para vivir con mi esposa y mis dos hijas, y también pude comprar mi carro. Mis hermanos y mis vecinos me han tomado como ejemplo y han decido también estudiar y prepararse para tener una mejor calidad de vida”, dijo Yon, quien lleva más de 10 años trabajando en Esenttia, empresa en la que realizó sus prácticas profesionales y que como él relata, le ha permitido crecer como persona y como profesional, y alcanzar lo que siempre anhelo y mucho más.

Este joven humilde y lleno de amor por su familia, quiere seguir superándose e inspirando a otros con su vida. Él hace parte de la red de voluntarios Esenttiia, pues piensa que estando allí, aportando a causas sociales, es la mejor manera de retribuirle al mundo todo lo que ha recibido. “Quiero terminar la carrera profesional, avanzar y no darme por vencido, quiero que otros jóvenes como yo, tengan la oportunidad de surgir en medio de la escasez  y las dificultades”, expresó Yon Ayarza Palomino.