Clases virtuales, un reto para los niños

Su carisma y actitud arrolladora se hace notar aún en la virtualidad. Yurileyci Madrid Carreazo le contó a TRASO cómo han sido sus clases en casa durante estos días de cuarentena y qué hace para seguir aprendiendo. Nos recordó la manera en que los niños sienten el mundo, su mirada esperanzadora frente a las dificultades, su nobleza, inocencia y ese toque de alegría que le ponen a la vida.

Yurileyci tiene 10 años. Cursa 5° en la Institución Educativa José María Córdoba de Pasacaballos y hace parte de las Escuelas de Danza, Música y Deporte que lidera TRASO en esta población, con el apoyo de la empresa Dow. Es una artista en todo el sentido de la palabra, le gusta bailar, cantar, leer y dibujar, además dice que se entretiene mucho estudiando y haciendo tareas. Sus materias favoritas son matemáticas, artística e inglés. “Los profesores dicen que soy excelente estudiante y que soy muy buena en las matemáticas, a veces saco 4.0 y 5.0 en los talleres. Pero en realidad me gusta mucho la clase de artística porque puedo cantar y bailar, lo que más me gusta hacer”, dice.

Yurileyci ha venido asimilando poco a poco todo esto de estudiar en casa, extraña a sus compañeros y profesores. La primera semana de cuarentena se sentía un poco extraña y se aburría por no salir a ninguna parte. “Era muy raro pasar las 24 horas del día en la casa, al menos en el colegio me distraía viendo otras cosas. A veces siento que es un poco difícil estudiar en mi casa, pero me digo a mí misma que yo sí puedo, me propongo que lo puedo hacer y lo logro, mi mamá y mi hermana me ayudan mucho”, expresó.

Desde hace 3 años, participa de las Escuelas de Danza Música y Deporte, en el programa Tirando Pase, un espacio que le ha permitido aprender mucho más, relacionarse con sus compañeros y profesores, y que hoy en día recuerda mucho. “Con Tirando Pase hemos ido al Centro de Convenciones, hemos realizado presentaciones en el barrio y en el colegio. Desde que entré allí me siento más segura y puedo compartir más fácil con las personas. Me hace muy feliz cuando estoy en el grupo, me divierto mucho, conozco nuevos lugares, y me ayuda a ser mejor en el colegio”, cuenta con una gran sonrisa y agrega que celebró el cumpleaños de Cartagena en medio de la cuarentena, compartiendo con sus profes un vídeo bailando música tradicional con un traje típico de cumbia, de los que se utilizan para las presentaciones de Tirando Pase.

Modalidad virtual, un reto para los niños

Con respecto a sus clases del colegio, cuenta que sus profesores le envían las tareas por Whastapp y se conecta dos veces a la semana por videollamadas, esto a veces se le complica un poco, pues no tiene Internet en su casa, así que su mamá tiene que hacer recargas de datos para estar al tanto de los pendientes del colegio. “Hacemos videollamadas con varios niños y los profes nos ponen a mostrar los cuadernos para revisarnos lo que hemos hecho”, dijo.

Yurileyci dice que quiere regresar a su colegio lo más pronto para seguir aprendiendo. “Me gustaría estar en el salón con los compañeros y los profesores. Yo espero que esto haya servido para que las cosas cambien, que todos hayamos entendido que la vida es en serio y que debemos cuidarnos los unos a los otros”, aseguró la niña.

Así como Yurileyci son muchos niños los que nos enseñan a valorar el presente y las oportunidades de hoy, y despiertan en nosotros la esperanza y la fe para seguir adelante, en tiempos tan inciertos como estos.

La danza, herramienta para su desarrollo y permanencia en la escuela

A través de las Escuelas de Danza Música y Deporte, Traso ha contribuido con la permanencia en el sistema educativo y el mejoramiento de competencias socioemocionales, ciudadanas, de innovación, lenguaje y matemáticas, de niñas y niños, por medio de una estrategia de acompañamiento social pedagógico y formación especializada en música, danza y deporte.

Yurileyci ha hecho parte de todo este proceso y escucharla hablar sobre lo que ha estado haciendo en cuarentena nos llena de emoción y alegría, de saber que nuestros niñas y niñas han sido impactados positivamente con este tipo de iniciativas.

“Me gusta enseñar a los demás. Le enseño a mis primos y sobrinos que son menores que yo. Nos hemos inventado un paseo por el patio, donde aprendemos sobre los tipos de plantas y los animales, sobre el cuidado al medio ambiente, no tirar basura, no arrancar las plantas. Estoy aprendiendo mucho y enseñando a otros, eso me hace muy feliz”, anota Yurileyci.

Los niños nos enseñan así que, en tiempos de adversidad, asumir las actuales circunstancias con entereza y valor es la mejor opción para seguir adelante. Al igual que Yurileyci añoramos que las sonrisas y la alegría de los niños y jóvenes vuelva a llenar algún día, cada rincón de las escuelas de nuestra ciudad y departamento.