Becas Educando Transformamos Vidas, el impulso para un futuro prometedor

Walberto tiene 33 años y nunca dejó de soñar con estudiar. “Por las cosas de la vida a mi mamá le tocaba sola trabajar para la comida y la educación de cuatro hijos, así, con esfuerzo, pudimos terminar el bachillerato y presentar las pruebas Icfes. Luego la vida nos dio vueltas y estudiar siempre quedó como esa música de fondo que solo alcanzas a tararear, hasta el pasado martes 9 de agosto, cuando por fin pude comenzar a estudiar mi carrera: Administración logística y portuaria, en el Tecnológico Comfenalco”, cuenta Walberto Torres, uno de los 10 nuevos becados Educando Transformamos Vidas – ETV que es posible gracias a nuestra empresa afiliada Esenttia y en el que desde TRASO nos complace ser aliados.  

Las Becas ETV tienen el objetivo de facilitar el acceso a la educación superior a personas en condiciones de vulnerabilidad social y económica, que pertenezcan al grupo de empleados de empresas contratistas, o a su núcleo familiar, que prestan o realizan un servicio en Esenttia. 

Además de la formación tecnológica, el programa incluye acompañamiento y seguimiento grupal e individual a becados, visitas domiciliarias, herramientas para el acceso y la permanencia, con el apoyo de kit de útiles universitarios de manera semestral y dotación de kit tecnológico: tablet y conectividad por 5 meses, al ingreso al programa. 

“Es un motivo de profunda alegría impulsar el futuro de estas familias y de las empresas que ellos integran, a través de nuestro programa de becas ETV. Ya alcanzamos la cifra de 99 personas becadas con nuestras iniciativas en educación, siempre con la mirada puesta en la consolidación de una Cartagena de Esperanzas. Con gran agradecimiento, cito las palabras de uno de ellos en esta reciente entrega: “quien pasa por Esenttia nunca es igual”, se transforma positivamente. Precisamente esa es nuestra meta, nuestro propósito superior: transformar y transformarnos por la sostenibilidad”, indicó Juan Diego Mejía, presidente de Esenttia.  

Para Walberto, quien se desempeña como guarda operador de báscula, esta es una oportunidad de oro, y así lo reconoce toda su familia. “Es una felicidad para todos. Mi esposa pendiente y apoyándome en cada paso. Mis hijas preguntándome cada detalle y orgullosas de su papá. Para mí, para nosotros, esta es una oportunidad de hacer nuestros sueños realidad. Gracias a Esenttia y a Traso por este regalo de vida”.