Así cambió su vida el programa Boomerang

Una joven de 17 años con muchos sueños y con ganas de transformar su realidad y la de su familia, en 2010 recibió una noticia que cambió su vida para siempre: Ser una de las ganadoras de las becas Boomerang y gracias al apoyo de la empresa Cabot acceder a la universidad para estudiar Tecnología en Administración Logística y cursar formación bilingüe en inglés. 

Diana Carolina García Ramos sentía temores sobre el futuro cuando finalizó el bachillerato, pues sus padres no contaban con los recursos para brindarle una educación superior y como familia afrontaban un momento difícil que aún recuerda. “Cuanto terminé el colegio nos encontrábamos en una encrucijada en casa, mi hermana tenías 3 años de haber terminado también el bachillerato y no había podido continuar con sus estudios, mis papás preocupados por la situación y buscando las maneras de sacarnos adelante, habían decidido, por obvias razones, mirar cómo hacían para que mi hermana accediera a cualquier oportunidad de educación superior. No olvido ese momento, es muy fuerte ver a tus padres sufrir y tener que escoger a cuál de sus hijos apoyar”, expresa Diana. 

En el preciso momento donde todas sus esperanzas habían menguado, cuando sus deseos se desvanecían día a día, llegó Boomerang y le brindó nuevas oportunidades para creer que los sueños sí se cumplen. “Boomerang llegó a mi vida y me llenó de ilusión. Yo quería hacer tantas cosas, pero toda mi realidad me limitaba, todo parecía oscuro en el camino, pero este programa me renovó la esperanza y me dio ese impulso para lograr tantas cosas en la vida”, cuenta García Ramos, la hija menor de la familia. 

Boomerang marcó un antes y un después en la vida de Diana. De su paso por el programa recuerda el apoyo de los mentores, quienes la impulsaron a no desistir cuando las limitaciones se asomaban en el camino. 

Diana Carolina cuenta que: “Cuando empiezo a estudiar me di cuenta de lo importante que era esta oportunidad para mí y lo mucho que yo podría lograr si lo hacía con esfuerzo, dedicación y responsabilidad. Las personas que apoyan el proyecto no se alcanzan a imaginar el impacto y el impulso tan grande que significa para nosotros que ellos estén ahí, presentes. Para mí todos fueron como unos ángeles, en especial los colaboradores de Cabot, la empresa que hizo posible mi sueño; en los momentos más duros del camino, me ayudaron, me orientaron y me dieron ese empujoncito para seguir adelante. Estoy muy agradecida con ellos y los llevo siempre en mi corazón”, anota.

De su paso por el programa hasta hoy, Diana ha tenido cambios trascendentales en su vida. Logró culminar sus estudios profesionales en Administración de Empresas, recientemente adquirió su casa propia, pudo comprar un carro, está apoyando a sus papás y comparte con su hija de 8 años de edad, todas las posibilidades para que se eduque y alcance grandes cosas en la vida.

En marzo de 2021 cumplió 5 años de trabajar en un grupo empresarial del sector bancario, desempeñándose como Asesora Comercial, un lugar donde ha adquirido muchos aprendizajes y ha crecido profesionalmente.  

Actualmente, Diana tiene 28 años de edad y su vida ha dado un giro de 360°. Sueña con especializarse y seguir formándose en estudios de posgrados, pues quiere seguir transformando su vida con educación y crecer como persona.

“Becas Boomerang ha cambiado mi vida, impresionantemente. Cada día me levanto feliz de saber que puedo ayudar a mi familia y apoyar a otros jóvenes como yo que no tienen las posibilidades para estudiar y ser profesionales. Siento que no sería hoy lo que soy, si en ese momento se me hubieran cerrado las puertas. Estoy tan agradecida con Traso, Cabot, con el programa, con todos los aliados, esto es una gran bendición para los jóvenes de nuestra ciudad y debemos de seguir apoyando para que muchos más transformen sus realidades”, agregó Diana. 

Tres guerreras luchan contra el cambio climático en Policarpa

Acciones sencillas como no tirar botellas al caño o recoger un papel del piso hacen la diferencia, y de eso son conscientes hoy los habitantes de Policarpa. Esta labor de educación ambiental ha sido posible gracias a la constancia de líderes de la comunidad pero también a la empresa privada y a los programas ambientales y de gestión del riesgo de TRASO.

Read More »

“El hambre no es solo de alimentos, es de educación y de trabajo digno”

Según cifras del Dane, en 2020 solo el 68% de los hogares colombianos tenían aseguradas tres comidas al día. La inseguridad alimentaria es un tema que preocupa aún más después de la pandemia, por eso la Arquidiócesis de Cartagena abrió el debate con “La Pandemia del Hambre”, un espacio en el que expertos hablaron de la situación y las posibles soluciones.

Read More »

Apostarle a la primera infancia, ¿cómo y para qué?

El desarrollo de los 0 a 5 años son claves en la construcción de las bases para el desarrollo cognitivo, social y emocional de niños y niñas, Cristina Gutiérrez, directora de United Way Colombia, y Alejandra Espinosa, directora de Traso, dan 5 claves en la apuesta vital por la primera infancia.

Read More »