Amistad, compromiso y solidaridad

Sus años de vida no se equiparan con su nivel de madurez. Cristian Manuel Meléndez Julio sabe a sus 19 años que uno de sus mayores anhelos es compartir el conocimiento que tiene, enseñar a otros lo que sabe es para él una prioridad. Para este joven que cursa quinto semestre de Contabilidad sistematizada, gracias al apoyo de la empresa Yara, haber ganado una de las Becas Boomerang que promueve la Fundación Mamonal, se ha convertido hasta el momento, en la mayor oportunidad de cristalizar sus sueños de estudiar y aunque visiona un recorrido más amplio en el sector académico, tiene la certeza de que este ha sido un gran comienzo. 

Cursó sus estudios de secundaria en la IE San Francisco de Asís, y siempre fue de esos estudiantes que participaba en clase, que le gustaba ayudar a sus compañeros, estar en los grupos, hacer deporte, y por supuesto, estar entre los 3 primeros lugares del salón. A Cristian le gustaban en particular las clases de castellano, inglés y sociales. Por lo general estudiaba solo, a veces contaba con la ayudaba de su hermano, pues su madre, doña Vimelia Meléndez debía trabajar todo el día y no podía acompañarlo para hacer sus tareas. 

“Me enteré de las Becas Boomerang por medio del coordinador de Media técnica del colegio, él pidió un listado de los mejores estudiantes y en la lista había 44 alumnos y allí estaba mi nombre, desde allí comenzó esta experiencia, hice todo el proceso y pasé”, recuerda Cristian. 

“Ganar la beca ha significado mucho porque dadas las condiciones no tenía para estudiar, ya me había presentado en la Universidad de Cartagena y de 1.000 estudiantes para Contaduría pública quedé en el puesto 57 y no alcancé a entrar en los admitidos, pensé en el Sena como una segunda opción, pero vi mi nombre en la lista del proceso de becas y le metí todas las ganas y ya hoy voy por quinto semestre de Contabilidad sistematizada y terminé el inglés en el Colombo”, menciona con gran emoción este joven residente en el barrio Villa Hermosa.

 

Una gran familia

“Me gusta vivir la experiencia de la universidad, los becados somos como una familia, cuando llega alguien nuevo se convierte en esa persona que todos recibimos y estamos pendientes de su proceso; es un ambiente muy familiar, nos tratan con mucho cariño y respeto, llevándonos por un buen camino, procurando que alcancemos nuestras metas. He salido adelante, gracias a Yara y a Fundación Mamonal estoy cumpliendo este sueño”, manifiesta Cristian, quien recientemente comenzó su vida laboral en un reconocido hotel de la ciudad, en el área de Control administrativo. 

“Estoy culminando esta meta de ser tecnólogo, estoy enfocado en terminar mi carrera como profesional y hacer especialización o maestría. Todavía no soy ni la mitad de la persona que quiero ser, estoy en proceso, me veo proyectado en grande, si Dios me da la oportunidad me gustaría ser profesor de Contaduría pública, me gusta compartir lo que sé y aprendo, así he sido siempre, en todo lo que puedo ayudar a mis compañeros lo hago”, puntualiza este talentoso joven.